lunes, 26 de noviembre de 2018

ZigzagueaNdo

... entre tus piernas


35ª Maleta

Habitualmente la recta es el trayecto más directo y efectivo pero también el menos divertido y apasionante. Conseguirlo todo a la primera sin exprimir las posibilidades, entumeciendo ingenio e inventiva, no tiene casi nada de incentivo. Es preferible andar por carreteras en las que el tiempo sea secundario, no aptas para los que se marean fuera de su confort preestablecido ni para los que quieren cruzar metas en vez de disfrutar de su camino.

Y giro, y tumbo, y pienso qué será lo más inmediato en darme alcance, lo siguiente, y pongo contrapeso en la balanza, corrijo, abro gas, trazo el destino...

========================================================================

Después de darle muchas vueltas me había decidido por encontrarnos en la puerta de su hotel con unas opciones de planes dentro de sobres que ella debería elegir y descartar de dos en dos sobre la marcha. Cada sobre tenía por fuera una imagen o un logotipo para ayudar en la elección y, en el interior, una pequeña descripción del lugar que terminaba siempre con una pregunta: "¿Sabes ya a dónde me llevas?".

Yo estaba esperando en la acera de enfrente justo delante de la entrada. Solo unos pocos minutos después de la hora a la que me había dicho que terminaba el turno apareció en el gran portalón, miró a un lado y al otro de la acera y se puso a rebuscar el móvil dentro del bolso. Rápidamente escribí: "Hola! Estoy justo enfrente! :)". Al instante levantó la mirada y me saludó con la mano y una enorme sonrisa.

Me disponía a cruzar cuando apareció un taxi, una motillo eléctrica de esas compartidas, un autobús de linea, una furgoneta..., todos los coches de Madrid, pensé. El taxi se detuvo haciendo parar al autobús justo delante de la puerta del hotel. Ya estaba yo a mitad de cruce cuando el bus terminó de apartarse y descubrí que Enma estaba acompañada. Tropecé con el bordillo de la acera y me fui de narices contra el suelo desparramando los sobres a los pies de ambos.

En el hilo sonaba Rayden & Mäbu

sábado, 3 de noviembre de 2018

Xerografi(á)Ndo-me

... el trasero.


34ª Maleta

Me he empeñado en trabajar en un reinicio completo. Nada de apagar y encender como un ordenador muy usado, sino de empezar otra vez con un yo nuevo, un cuerpo en blanco. Ante la hoja de papel empiezan las primeras dudas: ¿debo llamarme igual que ahora?, ¿con los mismo apellidos?, ¿renacer justo aquí y heredar el polvo de este viejo trono?,...

Tal vez si empiezo por la básico y voy cogiendo forma todo lo demás venga rodado y pueda darme nombre solo con mirar el resultado. Empezaré por dos piernas robustas que me permitan correr mucho y deprisa pues no hay tiempo que perder. Brazos definidos y fibrosos desde la muñeca rematados con hombros grandes y redondeados para que el viento los recorra sin resistencia, aerodinámicos. La espalda ancha y prominente como un nadador de aguas abiertas, que se note mi presencia en el océano de ahí afuera y, finalmente, un abdomen duro al tacto que soporte con firmeza el peso de mis peores decisiones y estabilice aciertos y errores en un equilibrio testado en las más adversas circunstancias.

Me pongo en pie frente al boceto, reviso los trazos, giro la cabeza, camino unos pasos alejándome para ganar en perspectiva pero..., solo distingo el perfil de unos sueños que se rompen al despertar.
========================================================================

Esa semana estaba más distraído de lo normal venga a darle vueltas al reencuentro en la terraza y a lo a gusto que habíamos estado. Enma estaba trabajando en otro Hotel y yo estaba urdiendo uno de mis planes para poder organizar algo con ella. Solo con ella esta vez.

- No le des tantas vueltas botones - me decía la gobernanta con su infinita paciencia.
- Pero, ¿cómo no le voy a dar vueltas? Tiene que ser algo casual pero pensado, algo informal pero estiloso, algo calmado pero divertido, algo normal pero memorable, algo...
- Si estás tan pendiente de todos los detalles no podrás disfrutar de lo esencial de una cita.
- ¿Y qué es? - dije concentrando toda mi atención.
- Pues, ¿qué va a ser? ¡La chica! Si no estás relajado no podrás actuar con naturalidad y eso se nota.
- Ya, claro, pero...
- Ven aquí, acércate - dejó el listado de habitaciones sobre el carro y dejó sobre él las gafas. - Eres un chico estupendo y ella lo va a pasar genial contigo. Disfruta el momento, no pienses tanto, ¿de acuerdo? - me agarró la cara con las dos manos estrujándome los mofletes de forma que se me quedaron morros de pez - ¡Todo irá bien botones!

En el hilo sonaba Club del río & Ede

viernes, 26 de octubre de 2018

UltimaNdo

... preparativos


33ª Maleta

Salgamos hoy de viaje llueva, nieve o haga sol. Dejemos de lado el ruido de la ciudad y del despertador. Miremos hacia delante con una mano sobre la frente como el vigía despistado que ha olvidado el catalejo. Gritemos, ¡tierra a la vista!, desde una nave espacial que de tres vueltas al mundo sin parar a repostar. Rasguemos el mapamundi a país por continente y pongamos cara a la gente que siente como nosotros habitando en un lugar diferente.

Reunidos, aquí presentes, lleguemos a la conclusión de que solo hay una vida sin tiempo de preparación.

========================================================================

Echamos la tarde entre actualizaciones de vidas, anécdotas, risas y botellines de Mahou. En aquel bar te ponían una caja debajo de la mesa donde te iban colocando los cascos de cristal consumidos. Cuando llegaba el 'Juernes' o el fin de semana eso se convertía en una competición entre mesas a ver quién llenaba más cajas y ese día estábamos a la cabeza de la clasificación de la terraza.

La gente se fue marchando poco a poco, primero los que tenían familia esperando en casa, luego los que tenían turno al día siguiente, hasta que quedamos los cierra-bares de siempre.

- Bueno chicos, me voy que mañana quiero ir al gimnasio - dijo el barman que se había unido al salir.
- Sí, y yo voy al Retiro a patinar con unas amigas - comentó la segunda de recepción.
- Si bueno, y yo a correr media maratón, ¿no te digo?. ¿Cómo os habéis vuelto todos tan deportistas? - dijo Enma un tanto incrédula.
- Dí que sí, tú no te dejes vencer por las modas healthy. Mañana, de cañas desde mediodía.
- !Eh! Desde la una de la tarde botones, que no vaya a parecer que soy una borracha.

Y caminamos los cuatro riendo hacia el metro a ver si pillábamos el último tren de la noche.

En el hilo sonaba Maroon 5 

jueves, 18 de octubre de 2018

QuerieNdo

... besarte


32ª Maleta

En el listado de mis deseos está tu boca rosada y libre, tus labios rasgados y vigorosos, tu forma de hablar y de sonreír. El genio que exhalas, que no concede, que pone a prueba y hace pensar. El súbito grito involuntario que atempera emociones y expresa ilusión. La pausa que encierra pensamientos mudos, la voz que me calma, la mueca, el tic.

Cerrando los ojos me acerco y te intuyo, cerrando los tuyos, dejándote ir...

========================================================================

Habíamos quedado un grupo de los de recepción para tomar algo a la que terminara el turno de tarde. Yo había estado de mañana y ya estaba sentado tomando las primeras cañas con algunos. Solíamos quedar en una plaza cercana y aprovechar las terrazas mientras el otoño suave todavía nos lo permitiera.

- Mirad a quién os traigo - dijo la segunda de recepción mientras se acercaba a donde estábamos.

Yo estaba de espaldas a donde venían y me tuve que girar para mirar.

- ¡Enma! - casi me caigo de la silla.

Los tres que estábamos allí nos levantamos para dar besos y enseguida me puse a buscar una silla libre entre las demás mesas ocupadas de la terraza.

- Camarero; por favor, una ronda de tercios que estamos de reencuentros - dijo ella con una sonrisa.

Parecía como si nunca se hubiera marchado...

En el hilo sonaba Ariel Rot

miércoles, 10 de octubre de 2018

OpositaNdo

... hasta el final.


31ª Maleta

Un flechazo en el centro del pecho, una cámara lenta, un perfume en el aire, un bocado que evoca memorias de antes. Una fuerza increíble, un poder inmensurable, una energía de empuje que te impulsa a cualquier parte. Una ilusión concentrada, una emoción desbordante, una fracción de segundo, un aluvión delirante.

Un dolor de cabeza palpitante, una imagen helada, un hedor asfixiante, una arcada vacía que te dobla y te parte. Una debilidad enfermiza, una impotencia acuciante, una flojera perversa que te obliga a tumbarte. Una esperanza maldita, una pasividad pegajosa, un derroche de meses, un carrusel mareante.

========================================================================

- Los contratan por guapos y elegantes - me dijo la gobernanta devolviéndome a la realidad.
- ¿Perdón?, ¿cómo dices?, ¿a quién? - respondí algo aturdido.
- Pues a la gente de ventas que llevas toda la semana observando tan atentamente, ¿crees que no me he dado cuenta, botones?
- ¿Me estás diciendo que mi traje no es elegante? - dije estirándome la chaqueta del uniforme y ofreciendo mi mejor perfil.
- ¡Claro que no! De hecho eres el botones más guapo que he visto en todo el día.
- Pero, ¡si soy el único botones del Hotel!
- ¡Y mi favorito! - dijo dándome con un dedo en el costado. - Anda, vente a comer que te quiero preguntar por tu amigo el barman.
- Uuuhhh, ya veo por dónde vas..., te aviso que soy una tumba.
- He traído tiramisú. Lo hice ayer mismo.
- Oh Dios..., tú sí que sabes negociar. ¿Dónde está tu traje falda?
- Ay botones, ¿aún no sabes que no todos los héroes llevan capa?
- ¡Mi heroína repostera!

Le ofrecí el brazo y nos fuimos caminando despacio a comer. Yo ya solo podía pensar en el postre.

En el hilo sonaba Arcade Fire