jueves, 21 de abril de 2016

RecuperaNdo

... el hilo de la historia




18ª Maleta

Tengo en mi meñique un cordel rojo que no me estorba, que no me tira, que no me asfixia, ni me angustia, ni me agobia, ni me atrae. Tengo una cinta amarrada que no me cuenta, que no me canta, ni me cumple, ni me casa, ni tampoco me camela. Tengo una cuerda sujeta que no me ata, pero me mata, que no se aplica, pero critica, que no se suelta ni se desprende, pero se aferra a regañadientes. Tengo una soga silente que no me tensa, que no me aflige, que deshilacha hebras trenzadas y las despliega desparramadas...

Y en el otro extremo .

========================================================================

Como decíamos ayer..., hasta los mejores hoteles deben lavarse la cara de vez en cuando y sacudirse el polvo de las modas que pasaron. Renovarse o morir.

- Qué harás si algún día se suprime el servicio de maleteros, Botones?
- Pues tendré que reinventarme.
- A estas alturas?
- No te creas que este suelo está tan alto. Aún hay mucho cielo por explorar!

En el hilo sonaban Love of Lesbian

8 comentarios:

  1. Así sucede con los hoteles. Por muy clásicos que sean necesitan actualizarse de vez en cuando para despojarse del olor a rancio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de permanecer demasiado o no prestar la debida atención es que los sentidos se acostumbran y son otros los que han de venir a advertirnos del olor a rancio y estimularnos para tirar lo viejo y volver a empezar.

      Eliminar
  2. Todos tenemos o hemos tenido alguna vez un cordel de esos que va subiendo de categoría hasta convertirse en soga sin que apenas nos demos cuenta.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La evolución puede ser también positiva, de cordelillo endeble a liana resistente que nos transporte sin tocar el suelo si no queremos...

      Otro pa'ti!

      Eliminar
  3. Eso es lo malo de las cuerdas, que siempre suele haber alguien al otro extremo. O lo bueno. Quizás lo bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que no sea extremo (bueno o malo) tendrá cuerda para rato! ;p solo hay que preocuparse de no estar tirando en la dirección opuesta.

      Eliminar
  4. Sólo me gustan las cuerdas transparentes, las que no existen ni imaginariamente. Y no hablo de falta de compromiso, que no es lo mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad total no existe. Hasta cuando nos sentimos completamente libres estamos, en realidad, amarrados a aquello que no depende de nosotros mismos. Y es que hasta la libertad, en si misma, tiene sus limitaciones.

      Qué genial es Sevilla!

      Eliminar